estudiantes de medicina ¿Quieres estudiar medicina, pero no sabes si tienes las aptitudes? A continuación te explicamos los atributos ideales de cualquier estudiante de medicina.

El objetivo de la Medicina como carrera académica es el estudio de todo lo inherente al ser humano. Por su carácter humanista, la selección de los aspirantes es muy rigurosa y quien tenga deseos de estudiar medicina debe poseer una serie de atributos muy importantes para garantizar el éxito en sus estudios.

Estas son algunas de las cualidades que debes tener si quieres estudiar medicina:

Vocación

Parece obvio, pero es uno de los principales atributos que debe tener quien desee estudiar medicina. No se trata solo del gusto por la carrera, sino también vocación de servicio al prójimo. La carrera de medicina está basada en servir y ayudar al más necesitado.

Capacidad de trabajo bajo presión

La vida de un paciente puede depender de qué tan rápido tomes una decisión. Durante tu ejercicio profesional te verás enfrentado a situaciones de alta presión y estrés, que tendrás que manejar de la mejor manera posible para solucionar problemas y evitar mayores inconvenientes para la vida de un paciente. Deberás desarrollar y fortalecer esa capacidad de trabajo bajo presión desde que entras a la sala de clases y cultivar la paciencia y serenidad, para aprender a manejar los duros casos que se te puedan presentar en el hospital.

Sociabilidad y empatía

Los médicos están investidos con un aire serio, sofisticado e profundo. Pero cuando están a solas con el paciente, deben acercarse a él como lo haría un amigo e inspirarle la confianza suficiente para que el enfermo se abra con el especialista, con el objetivo no sólo de hallar la cura para su dolencia, sino también para empatizar y mejorar su condición de vida.

Una enfermedad es capaz de acabar con el ánimo de una persona, pero si el médico es empático, puede hacer que el paciente recupere el protagonismo durante el periodo del tratamiento. El médico tiene que ponerse en el lugar de su paciente, sentir su dolor, refiere el portal Proyecto Impulsa, solo de esta manera podrá comprenderlo y ayudarlo de manera efectiva. Un profesional de la salud al que le sea indiferente la condición del paciente está destinado al fracaso.

Aptitudes para la lectura y redacción

Si no te gusta la lectura, la medicina no es para ti. Esta es una carrera que necesita profesionales con altas capacidades para la lectura, análisis y síntesis, para poder investigar con profundidad y criterio sobre los casos que lleguen a su consultorio, también para poder distinguir entre fuentes fidedignas y confiables sobre su objeto de estudio. No podrás hacer un diagnóstico fiable si no sabes leer ni investigar y tampoco podrás dictar un diagnóstico comprensible y explicativo si no tienes dotes de redacción. Las habilidades comunicativas en los médicos nunca debes ser subestimada ni soslayada. El manejo de idiomas también es primordial, ya que los principales estudios científicos y avances en las ciencias de la salud son publicados fundamentalmente en inglés.

Madurez emocional

La cotidianidad de un médico en la sala de emergencias puede ser muy dura a nivel emocional. Lidiar con un niño diagnosticado con leucemia, por ejemplo, o cuando la vida de una madre está en riesgo en el momento del parto, son situaciones que ponen a prueba la fortaleza emocional de una persona. Quien tenga ganas de estudiar medicina o quien se convierta en médico, tiene que desarrollar una madurez emocional que le permita enfrentar las situaciones complejas y dolorosas con la “cabeza fría”, no dejando de sentir dolor o preocupación por sus pacientes, pero impidiendo que estos sentimientos nublen su juicio como profesional. ¿Te imaginas a un médico llorando en plena operación?

Otras características adicionales que todo aspirante a médico debería tener, son: Manejo correcto de las relaciones interpersonales, capacidad de observación, concentración y retención, alto espíritu de responsabilidad y creatividad, de acuerdo a la Revista Conexión Médica, así como constancia y perseverancia en el alcance de sus objetivos, liderazgo, actuar con seguridad en las situaciones complejas que se presenten y prudencia para no actuar de manera precipitada y con mal juicio.

¡No sientas vértigo por haber tomado la decisión de estudiar medicina! Es una carrera que te llenará de satisfacciones al poder mejorar la vida de tus pacientes, pero ten en cuenta que es una alta responsabilidad la que tendrás entre manos.