Portrait of worried bearded young man looking up with hand on chinSi no te sientes cómodo con la carrera que estás estudiando, no es el fin del mundo. Lo importante es que reacciones y busques estudiar lo que realmente te apasiona.

Estudiar en la universidad es una de las experiencias más enriquecedoras de la vida. Compartes con personas con intereses similares a los tuyos, aprendes aspectos de la carrera que te gusta… pero esto no les sucede a todos.

En ocasiones, justo cuando ingresas a estudiar la carrera universitaria que has escogido, es cuando te das cuenta que no has nacido para ella. Puede que ames los temas de salud y cuerpo humano, pero cuando llegas a ver clases en el hospital, descubres que no soportas ver la sangre.

Este es un rasgo muy visible que indica sin dudas que te equivocaste de carrera, pero muchas veces el mismo estudiante no lo nota, en su empeño por ser exitoso en aquella carrera que ha escogido.

Hay señales que señalan indiscutiblemente que la carrera universitaria que estás estudiando no es la más indicada para ti, presta atención a lo siguiente:

Malas calificaciones

Esta es una señal obvia que muchas veces no saben interpretar los estudiantes. Sin todas tus calificaciones son malas durante todo el primer semestre y ves que tus compañeros sí avanzan en la carrera con mayor facilidad, algo no está bien. Y no es que seas menos capaz que los demás, es que probablemente no estás en la carrera universitaria indicada para ti de acuerdo a tus aptitudes.

Toma en cuenta que si al principio te va mal con las notas, pero le pasa lo mismo a tus compañeros, puede ser que entonces la carrera es muy compleja y todos están viviendo un periodo de adaptación, como el caso de los estudiantes de medicina o cálculo, por ejemplo.

Captas muy lentamente los temas

Cuando algo te gusta y estás 100% apto para ello, es mucho más fácil recibir y entender la información que tienes en frente. Por ejemplo, al estudiar Astronomía, las estadísticas y datos sobre los astros debería ser fácil de estudiar. Pero si te decides por esa carrera solo porque te gustan los telescopios… al momento de estudiar la teoría, estarás perdido y desubicado. Captarás muy lentamente los temas básicos de la carrera, si es que llegas a comprenderlos. Por eso es importante que averigües todo lo que puedas sobre una carrera y reconocer si estás o no preparado para ella.

Prefieres materias que no tienen que ver con tu carrera

Cuando decides estudiar Enfermería pero prefieres leer libros o ver películas antes que asistir a las prácticas en la facultad… claramente debes revisar este aspecto, ya que es un claro indicador de que debes cambiar de carrera. Si te llaman la atención el cine y la literatura, entonces inclínate por carreras relacionadas con esos tópicos.

No sientes pasión por lo que ves en clases

A los biólogos marinos les encanta hacer prácticas en el mar porque es el elemento donde su objeto de estudio se encuentra. Les apasiona examinar desde tiburones en crecimiento hasta las estrellas de mar más antiguas, aunque no sea precisamente su objeto de investigación. Te tiene que apasionar la carrera que estudias para poder ser exitoso, refiere Universia. Si a ti, en cambio, te aburren los temas relacionados o  sientes que ir más allá de lo que estudias no sirve de nada, tal vez tengas que evaluar si estás en la carrera correcta.

Poco ánimo y ansiedad

Si cada día que asistes a clases en la universidad resulta una tortura insoportable para ti, al punto que has perdido el buen ánimo, el entusiasmo y te ataca la ansiedad, cámbiate de carrera porque no es la indicada para ti. Aunque todos sufren frustración y pasan por ciclos de desmotivación, en la suma final tu carrera te tiene que motivar y dar alegrías, no ser una causa de sufrimiento.