estudiante relajadoCuando dormimos, nuestro cerebro se oxigena, facilitando la adquisición de nuevos conocimiento al día siguiente. Pero ¿qué pasa no dormimos lo suficiente? Podría impactar gravemente en tu rendimiento académico.

¿Cuántas veces te has desvelado por estudiar para el examen que tienes en la mañana siguiente? Es común esta práctica en la universidad, cuando el estudiante siente que al día le faltan horas para completar su jornada académica y de exámenes. Aunque esto puede resultar contraproducente.

El descanso en el rendimiento académico también es fundamental para retener lo aprendido. “Una noche sin dormir puede reducir la capacidad de asimilar conocimientos en casi un 40%, ya que las regiones cerebrales implicadas en el almacenaje no funcionan de forma correcta durante la falta de sueño”, refiere un análisis realizado por investigadores de la Universidad de California en Berkeley, citados por la web Consumer.

¿Cuáles son las mejores horas para estudiar?

Constituye un verdadero debate determinar cuál es el mejor momento para estudiar y cuándo dormir. Por un lado, investigadores de la Universidad de Nevada concluyeron en 2017 que la mejor franja horaria para estudiar comienza a las 11:00 de la mañana y termina a las 9:30 de la noche, reseñó el portal emagíster. Esta posición es reforzada por una investigación anterior, realizada en 2008 por investigadores del Hospital Quirón de Valencia, España, quienes indicaron que las primeras horas del día no son las más adecuadas para estudiar, puesto que todavía se está bajo los efectos del sueño.

La situación es aún peor para los estudiantes más jóvenes. Durante la adolescencia se requiere entre 9 a 10 horas de sueño al día, afirma el artículo “Sueño en escolares y adolescentes, su importancia y promoción a través de programas educativos”, publicado en la Revista Chilena de Pediatría en sept-oct de 2013.

¿Por qué no estudiar de noche?

  • Agotamiento. Después de las 6:00 de la tarde, el cerebro está cansado y trabaja con menor rendimiento y no se encuentra óptimo para retener información. Tomar café o bebidas energéticas no funciona, ya que crean una falsa sensación de estar despierto que no contrarresta la posibilidad de distraerte.
  • Insomnio. Si has tomado algún estimulante, dormir será una misión imposible. Además, la preocupación por el examen al día siguiente mantendrá tu cerebro activo, sin descanso.
  • Complicaciones. Estudiar bajo presión a última hora resultará abrumador y puede que veas una materia con más dificultad, en comparación a estudiarla con el cerebro descansado.

Expertos de la Universidad de California en EE UU llegaron a la conclusión de que el rendimiento óptimo se logra cuando hay un equilibrio entre las horas que dedicas al estudio y el tiempo que tomas para dormir. Por eso lo adecuado es fijar un horario para estudiar, que te permita descansar por la noche.