Tired student having too much to doEn la universidad, es común que sientas que el tiempo no alcanza y te quedes hasta horas de la madrugada estudiando. Descubre por qué esta no es la mejor opción.

En una realidad tan agitada como la de los estudiantes en la actualidad, tanto por las actividades derivadas de la universidad como de la social life de muchos jóvenes, es muy común escuchar comentarios de quienes se quedaron despiertos toda una madrugada para estudiar para un examen.

En la gran mayoría de los casos, por mucho que haya sido el esfuerzo nocturno, los resultados no siempre son los esperados y las calificaciones, las mejores.

¿Es bueno o malo estudiar hasta la madrugada antes de un examen? Definitivamente no es la práctica más saludable para ningún joven.

Un resultado óptimo en tus estudios se consigue solo cuando hay un equilibrio entre el tiempo que dedicas al estudio y las horas de sueño. Excederte en el estudio y sacrificar una madrugada de descanso incidirá desfavorablemente en los resultados de cualquier examen o test académico.

Aunque muchos alegan que se concentran mejor en la madrugada porque hay mucho silencio y nadie interrumpe su jornada de estudios, debes tener presente estas desventajas que podrían afectar tu rendimiento académico y tu salud.

- Después de un largo día de estudio y trabajo, tu cerebro en la noche está agotado, por lo que no cuenta con la suficiente energía y motivación para prestar atención a lecciones de la universidad ni mucho menos para analizarlas horas antes de un examen. Si la mente está constantemente activa, sin descansar, en cualquier momento inesperado estallará por estrés.

- Esas largas jornadas de estudio madrugadoras, por lo general, van acompañadas de bebidas estimulantes como café, energizantes o refrescos, lo que sin duda originará trastornos del sueño. Tu cuerpo nunca sabrá cuál es la hora ideal en el que debe desconectarse y dormir.

- Al madrugar estudiando, al otro día estarás somnoliento, sin ánimo ni energía ya que las gastaste toda en tu jornada de estudio nocturno. Por mucho que hayas estudiando, el cansancio acumulado y el sueño afectarán en el rendimiento de cualquier examen. Tus notas no serán las esperadas.

- De tanto pasar las noches sin dormir por estudiar, podrías desarrollar insomnio o algún trastorno del sueño.

- Tu rutina de vida se verá alterada por completo, así como la interacción con tu familia  y tus compañeros. Si duermes un par de horas al día y pasas la madrugada estudiando, ¿en qué momento compartes con tus compañeros, con tu familia? La vida personal y familiar se ve afectada casi completamente.

¿Por qué estudiar de día?

Si te despiertas muy temprano en la mañana a estudiar, este hábito sí podría traerte buenos y mejores resultados en tus calificaciones universitarias.

- No hay muchas distracciones. La mayoría de tus amigos y conocidos estarán dormidos y no habrá chats distractores que interrumpan tu estudio y lectura.

- Te rinde mucho más el tiempo. Imagina que comienzas a estudiar a las 6:00 de la mañana. Para el mediodía, es probable que ya hayas terminado el repaso. Es una forma de organizar tu tiempo de manera eficaz y productiva.

- Como en el día explotarás al máximo todo tu tiempo y capacidades, en la noche el sueño te vencerá sin problema, permitiendo un descanso profundo y sin interrupciones.

- Tienes más energía, lucidez y claridad mental para afrontar hasta los temas más difíciles y complicados de comprender.

- Al usar luz natural, evitarás afecciones visuales por usar luces artificiales o lámparas en la madrugada.

Toma en cuenta las consecuencias de no dormir por quedarte estudiando de madrugada. Una de ellas, ¡envejecerás más rápido! Y además, no tendrás la máxima nota en tus exámenes, al contrario, te quedarás dormido sobre la hoja del test.