Blue wave in ocean and sky in tropicsUna de las bellezas naturales de Chile que no puedes perderte es la Bahía Inglesa. Sus aguas cristalinas te relajarán al máximo.

Después de una larga semana de exámenes en la universidad, hace falta también un tiempo de ocio que oxigene tu mente y la llene de energía para nuevos retos.

Qué mejor que escaparte un fin de semana a las playas de arena blanca y aguas cristalinas de la Bahía Inglesa. Es una de las bellezas genuinas de Chile, ubicada en la Región de Atacama.

Ubicada a 894 kilómetros al norte de Santiago de Chile, se le conoce como Bahía Inglesa por la visita que hiciera el corsario inglés Edward Davis en su nave Bachelor en 1687, por lo que fue conocida posteriormente como Puerto del Inglés.

La Bahía Inglesa cuenta con toda la infraestructura necesaria para atender a los turistas y visitantes de la mejor manera posible, cubriendo todas sus necesidades y expectativas. Están a su disposición una variedad de hoteles de todas las categorías, así como instalaciones de camping, restaurantes y casas de verano.

Algunas de las playas más famosas de la bahía son El Chuncho, La Piscina, Playa Blanca, aunque a los alrededores también se encuentran Bahía Cisne, Los Patos, Las Machas y Ramada.

Las aguas de la Bahía Inglesa son quietas, cálidas y de escasa pendiente, un escenario perfecto para los más grandes y chicos de la casa.

Es un destino ideal para los fanáticos de los deportes acuáticos, pudiendo practicar pesca y buceo recreativos, natación, velerismo, surf, windsurf. También dar paseos en bicicleta, hacer un picnic.

El sol radiante te espera en Bahía Inglesa, con temperaturas máximas de 18 grados y mínimas de 4 grados, con lluvias casi nulas durante todo el año.

¿Cómo llegar?

Santiago-Copiapó, por vía terrestre y aérea.

Copiapó-Bahía Inglesa, vía terrestre por Ruta 5 Norte a través de transporte público y privado.

Cualquier punto nacional-Puerto de Caldera: vía acuática.

Consejos

Lleva efectivo en pesos chilenos por si quieres comprar productos en comercios ubicados en las zonas rurales.

No dejes basura en el camino ya que la naturaleza depende de la ayuda de todos. De esta manera, también evitarás que te multen.

Anímate a viajar: al extender tu toalla sobre la arena y acostarte a contemplar el paisaje, ¡no querrás irte jamás!