estudiantes universitarios

No puedes perderte estos consejos para rendir en la universidad y no desconcentrarte con elementos ajenos al ambiente académico.

Los mayores siempre confiesan que la época de estudiante universitario es la mejor de la vida. Eres joven, sin preocupaciones y las oportunidades académicas parecen infinitas. El tiempo también parece infinito, pero no lo es, por lo tanto debes aprovecharlo al máximo.

Estudiar en el extranjero, vivir en un nuevo país y con nuevos amigos puede dejarte obnubilado entre reuniones, salidas sociales y risas, desviándote a la larga del objetivo principal es que llevar a feliz término tu carrera universitaria.

Elimina elementos distractores

En esta época tecnológica, lo más normal en todas las personas es poseer un teléfono inteligente que es capaz de albergar mil y una aplicaciones. Sea como sea, debes eliminar los elementos distractores mientras estás estudiando, porque de lo contrario todo será en vano. Silencia las notificaciones, deja para luego las respuestas del chat. Procura que el espacio sea limpio, cómodo y ordenado y asegúrate de que tengas todas tus libretas, lápices y demás instrumentos necesarios, de modo que no tengas que pasear por casa a buscarlos, perder tiempo y una vez más la concentración.

Planifica y haz las cosas con tiempo

Estudiar la noche anterior al examen no te ayudará a concentrarte más. Esa presión podría provocarte un bloqueo mental, impidiéndote memorizar hasta el más mínimo dato, viendo afectada tu capacidad de retención. Dividir el tema de estudio entre varios días aligera la carga y hace más interesantes los temas. Los disfrutarás, en vez de sentir que son un fastidioso compromiso académico que cumplir. Otro aspecto importante que debes considerar es el horario de estudio. Elige las horas en las que te sientas más activo y con más energía de acuerdo a tus ocupaciones. Algunas personas logran concentrarse más en la mañana, otros en la noche, aunque lo vital es que tu cuerpo se sienta con energías y alerta para asimilar los nuevos conocimientos.

Organiza el material y estudia a intervalos

No vale la pena encerrarte todo un fin de semana en casa para estudiar esa lección híper difícil que no has logrado aprenderte en varias semanas de clases. Lo recomendado es estudiar por intervalos de tiempo de 45 minutos, con sus respectivas pausas de descanso.

Previo al estudio, organiza todo el material que necesites en tu mesa de trabajo, aconseja la web Consumer, para evitar que te levantes a buscar algunas cosas y te distraigas, perdiendo el hilo de lo que estás estudiando. Y si no logras congeniar con la materia que estás intentando estudiar, es mejor que pases a otra para así refrescar la mente y concentrar tu atención en un elemento diferente.

Simplifica la información con esquemas y resúmenes

En algunos casos, los contenidos en clase pueden ser muy densos y difíciles de digerir o memorizar. No pierdas tiempo tratando de aprenderte una guía de 20 hojas; lo ideal es que esquematices la información en mapas conceptuales que destaquen los aspectos más importantes del tema que te corresponde estudiar, refiere la web Goconqr. Así mismo puedes sintetizarla en resúmenes, resaltando únicamente lo esencial.

Duerme bien

Ninguno de estos consejos tendrá efecto si no duermes bien. Es imprescindible para lograr la concentración mientras estudias. Mientras duermes, tu mente asimila la información aprendida y te ayuda a tener más energía y ánimo para continuar con tus clases al día siguiente, afirman en el portal Cosas de Educación. Si en algún momento, un examen muy difícil te quita el sueño, puedes recurrir a las infusiones de manzanilla antes de dormir por la noche o un té de valeriana.

El éxito académico está directamente relacionado al nivel de concentración que tengas al momento de estudiar. Ya verás que tomando en cuenta estos consejos, tu rendimiento mejorará en un 100% y la satisfacción será aún mayor al aprovechar esta oportunidad académica en el extranjero.