Male teacher with students at the lecture hallPon en práctica estas técnicas de análisis para ser exitoso en la universidad.

Estudiar en la universidad puede ser una de las experiencias más enriquecedoras de toda tu vida. Entras en una etapa de madurez en la que poco a poco te sientes más seguro de ti mismo, conoces nuevas personas con las que formarás una amistad y también complementarás tus estudios.

Esta etapa de vida es fundamental ya que en ella obtienes las bases y herramientas necesarias para desempeñarte como un profesional en el futuro, sea cual sea la carrera que elijas. Debes tomarte con seriedad cada lección impartida en clase, aplicarte en la preparación previa a cada examen.

Muchos estudiantes recurren a la memorización de los textos que van para la prueba mensual o semestral, con el afán de recordar hasta cada coma de la guía de estudios, creyendo que mientras más memoricen, mejores calificaciones tendrán, sin detenerse a pensar: ¿Realmente estoy aprendiendo algo?

Aquí es donde encontramos el valor y la importancia de las técnicas de análisis de los textos durante tus estudios universitarios. Al ponerlas en práctica, lograrás razonar y comprender mejor lo que estás leyendo, refiere el portal OrientaNova.com, teniendo como resultado una jornada de estudio profunda, dinámica y activa.

Analizar consiste en “destacar los elementos básicos de una unidad de información”, explica la Universidad de Granada en un artículo, lo que implica comparar, subrayar, distinguir y resaltar datos primordiales. En esta labor pueden ayudarte estas tres técnicas:

Subrayado. Si eres de los que se pierde al leer textos muy largos, subrayar las ideas que te parezcan más destacadas será de gran ayuda. Cada palabra resaltada será una guía, un mapa que te ayudará a ubicarte mejor en el tema que estás estudiando y mejorar tu comprensión. Esta técnica te ayuda a fijar la atención en lo que lees, también a desarrollar la capacidad de análisis, la observación y la jerarquización. Además, te ayudará a retener solo los contenidos más importantes.

Resumen. ¿Vale la pena memorizar diez páginas de un libro, cuando en el fondo todos los párrafos explican una misma idea? No. La comprensión del tema que intentas estudiar es el primer paso para tener éxito al momento de resumir las ideas. Esto te permitirá usar tus propias palabras para explicar un concepto, sin olvidar la terminología específica del tema. Subrayar las ideas principales y secundarias te ayudará al iniciar el resumen porque te ayudará a sintetizar de la manera más fiel.

Esquemas. Si la memoria visual es tu punto fuerte, entonces realiza esquemas en los que reúnas en un dibujo las ideas principales del texto que estudias. De acuerdo a la Uned, “el esquema es la expresión gráfica del subrayado y contiene las ideas fundamentales de un tema o lección, estructuradas de un modo lógico (…) en el esquema aparecen destacadas las ideas principales, organizadas, relacionadas y enriquecidas por las ideas relevantes”. Intenta esquematizar las ideas principales de tus textos, agrupándolas por importancia o tema. El estudio se hará más sencillo y ligero.

Otro consejo valioso: mientras lees, toma apuntes en un cuaderno con las partes que más te hayan llamado la atención. Puede que te parezcan complicadas y confusas, pero aprovecha esta técnica para nutrir tu mente y entrenar la capacidad de análisis. Mientras más sepas identificar los conceptos importantes dentro de un texto, más demostrarás tu capacidad de análisis.

Cuando se está en la universidad, no se trata de hacer autómata. Entrena tu mente, tu memoria y practica el análisis de cada texto visto en clases.