Dreamy attractive female student thinking about coursework strategy

Toma en cuenta estos aspectos que te presentamos para elegir con éxito una carrera universitaria y no fracasar en el intento de estudiar.

En la actualidad, la oferta educativa es muy amplia así como las dudas del estudiante: hay tantas opciones académicas disponibles que a veces no se sabe qué carrera estudiar. Es una decisión que tienes que tomar basándote en tu vocación, tus gustos y aptitudes y no por seguir una moda o queriendo encajar en tu grupo de amigos. Ten conciencia de que esta elección condicionará tu futuro.

Reconoce tus fortalezas y debilidades

Debes tener claro lo que puedes hacer y lo que no, de acuerdo a tus capacidades. ¿Cuáles son tus puntos fuertes? Si quieres estudiar ingeniería civil pero detestas las matemáticas y la física, hay pocas probabilidades de éxito. ¿Quieres estudiar medicina pero te desmayas al ver sangre? Ese panorama tampoco tiene buena pinta. Tampoco pienses solo en cuáles son tus conocimientos en relación a la carrera, toma en cuenta tu carácter para afrontarla, si eres organizado, por ejemplo, o si eres capaz de trabajar bajo presión. Aprovecha las aptitudes que tengas y conviértelas en tu mejor ayuda al momento de elegir tu carrera universitaria.

¿Qué te interesa?

Si estudias algo que te gusta, nunca se convertirá en una carga, al contrario. Estarás todos los días entusiasmado por aprender nuevas cosas. Analiza qué es lo que te motiva, lo que te inspira y divierte, ya que eso te puede guiar hacia tu carrera ideal, recomienda en la web Cosasdeeducación.es. Si, por el contrario, estudias algo que no conoces bien y que te interesa pero no con tanta fuerza, corres el riesgo de cambiar de carrera constantemente, precisamente buscando aquella que te satisfaga. Esto te hará perder tiempo académico útil.

No sigas modas

Si todos quieren estudiar cirugía plástica porque son populares las intervenciones estéticas ¿tú también lo harás? En ningún caso esta debe tu motivación al elegir una carrera. Es tu futuro lo que está en juego y las modas… pasan de moda rápido. Tampoco te dejes influenciar por opiniones generales, ya sean de tus amigos o las experiencias o deseos de tus familiares. Ellos no pueden elegir por ti y tampoco pueden presionarte para estudiar una determinada carrera solo porque “es lo que te conviene”.

Investiga más allá del nombre de la carrera

El nombre de la carrera no nos explica muchas veces todo lo que implica, todo el esfuerzo que requiere. Medicina, por ejemplo, es una carrera muy amplia en la que no solo aprenderás cómo tomar una muestra de sangre o realizar con éxito una sutura. Hay todo un universo desconocido sobre el cual debes investigar para saber si es lo que esperas de esta carrera o no. Sea cual sea la carrera, revisa el programa de estudios, las materias que estudiarás a lo largo del camino académico, la duración de la carrera y el grado de dificultad, para que te prepares con anterioridad a lo que te vas a enfrentar. Es útil saber también el mercado laboral de la carrera que escojas, cuan fácil o difícil será conseguir un empleo y si la universidad contribuirá a que tengas el mejor perfil en tu profesión. El mundo laboral cada día es más competitivo.

Orientador vocacional más test

Si te debates entre dos o más carreras o, en definitiva, te cuesta encontrar al menos una que se ajuste a tus intereses, no te asustes. Tienes la opción de acudir al orientador vocacional de tu centro de estudios secundarios o el orientador universitario. Esta figura cuenta con las herramientas necesarias para rescatar de tu conducta los datos necesarios para descubrir cuál es tu vocación. Otra estrategia es someterse a un test vocacional, el cual puede ayudarte a descubrir opciones de carreras para ti en las que jamás habías pensado y que podrían encajar en tu perfil.

Elegir tu profesión no es una decisión que deba tomarse a la ligera ni con apuros. Analiza estas recomendaciones, contrasta tus gustos y tus capacidades y seguramente encontrarás aquella carrera que más te conviene estudiar.