Captura de pantalla 2015-08-12 a las 18.17.25

Aneta Muziol – UMag

Poland, Universidad de Magallanes

Aneta Muziol llegó de Polonia a Punta Arenas (en avión y no en barco como lo imaginó) y nos cuenta como ha sido su experiencia en la Patagonia chilena.

“Me cautivó la idea de vivir en el fin del mundo, pero no siento que Magallanes sea muy exótico; la gente es ‘normal’, no es extrema a ninguna religión, ni tampoco es una cultura muy rara. Eso sí, tuve muchos problemas para saludar a la gente, porque en Polonia la gente es súper seria, acá todo es mucho más relajado y yo misma me siento mucho más relajada y reflejada en esta cultura que en la de mi país”, confiesa.

Con respecto al porqué de su audaz elección, Aneta nos cuenta que “escogí la universidad pero no me daba cuenta lo que significaba vivir en el fin del mundo, de hecho pensé que para viajar a Punta Arenas debía hacerlo en barco. El comienzo fue difícil, ya que no conocía a nadie y me sentía muy sola y un poco desorientada en la universidad, sin embargo, a los pocos días hice amigos y el apoyo de los profesores fue mucho más personalizado y eso me ayudó bastante”.

Si bien el frío, una de las características de la región, no fue lo más difícil de soportar para Aneta ya que estaba acostumbrada con las bajas temperaturas en Polonia, aunque recuerda la anécdota de que “nunca había enfrentado vientos tan fuertes y helados como los de Patagonia, el viento me desesperaba y me di cuenta que por eso nadie usaba vestidos”.

Aneta reconoce que una de las ventajas de vivir en Punta Arenas es que “acá hay mucho espacio y me encanta la idea de vivir en casa y tener vecinos, en Polonia es bastante caro tener una casa, también hay muchos autos por las calles, mientras que acá existe una sensación de libertad increíble”.

La experiencia de Aneta fue tan gratificante, que no dudó en regresar a la universidad para incorporarse al departamento de relaciones internacionales y pasar de ser una estudiante extranjera a una de las coordinadoras que se encarga de los estudiantes de intercambio. Todo un desafío y nueva aventura para esta ex estudiante polaca que decidió dejarlo todo para volver al fin del mundo.