marco

Marco Diez – UBO

Argentina, 2015, Kinesiología y Terapia Física, Universidad Bernardo O’Higgins

Con una maleta cargada de conocimientos, amistad y experiencias regresó a Mendoza Marco Díez, estudiante de tercer año de la carrera de Kinesiología y Fisioterapia de la Universidad Juan Agustín Maza, quien realizó un semestre de intercambio en la Universidad Bernardo O’Higgins. Movilidad académica gestionada a través de la Dirección de Programas de Extensión y Relaciones Interinstitucionales de la misma.

¿Por qué decidiste realizar un semestre de intercambio en la UBO?

El intercambio lo quise hacer, más que nada, por experiencia personal y porque el Director de la Carrera de Kinesiología de la UBO, Jaime Ocaranza, viajó hasta la Universidad Juan Agustín Maza y nos presentó la posibilidad de cursar un semestre en Chile –especialmente quienes pasaban de segundo a tercer año en la carrera-, el cual era mi caso. Como ves, fui el único de mi generación que se atrevió con este desafío.

Antes de llegar a Chile ¿había más nerviosismo o expectación?

Al principio estuve bastante nervioso, ya sabes, compañeros nuevos, esto sumado a que estás lejos de la familia. No es menor el tiempo que vienes a estudiar, son seis meses, aunque cuando avanzas en el semestre, éste se pasa bastante rápido. Pero claro, hay una mezcla de nerviosismo y expectación, sobre todo con lo que te vas a enfrentar estando en otro país.

Fueron seis meses los que estudiaste en la UBO ¿cómo fue tu experiencia?

La experiencia de estudiar la Carrera de Kinesiología en la UBO ha sido muy buena. Por un lado están las materias, que ha sido una ventaja considerable, ya que me ha ayudado bastante en el avance de los conocimientos adquiridos. Segunda, que me he sentido muy cómodo en la ciudad. He tenido una buena estadía, buen trato con los profesores y compañeros. Aunque claro, no significa que todo es perfecto si dejas tu país de origen, existen ventajas y desventajas, pero hasta ahora todo ha sido positivo.

¿Y las desventajas?

No sé si fue una desventaja, pero lo que más me costó durante los primeros días de mi estadía, fue el habla. Es decir, entender lo que me estaban diciendo al momento de hacer compras o que utilizaba palabras que en mi país son comunes, pero que acá no se conocían. Pero lo más divertido, fue que algunas de ellas en Chile tienen un doble significado, entonces era como “ups” perdón.

Entonces ¿recomiendas a tus compañeros que realicen un semestre en la UBO?

Recomiendo plenamente hacer el intercambio, pero hay que tener en cuenta dos aspectos al momento de querer estudiar en el extranjero: las ganas y la voluntad de estar fuera de casa durante un periodo considerable de tiempo; y lo segundo, en el caso de estudiar Kinesiología en la UBO, las ventajas académicas que entrega la carrera.

Eso quiere decir que volverías a revivir la experiencia de un intercambio…

Me queda un año y medio para terminar mi carrera, pero definitivamente, si se diera la oportunidad, volvería a realizar el intercambio o algún postgrado. Lo bueno, es que me voy con muchos contactos; tanto de profesores como de alumnos, que me servirán a futuro.