luis rodrigues_carne

Luis Rodrigues

Brazil, 2015, Periodismo

Luis Rodrigues llegó desde Brasil  para estudiar su primer semestre en pleno desierto chileno gracias al convenio con la Universidad Católica del Norte, y sin embargo un fuerte e inédito temporal que inundó toda la zona, le dio la bienvenida.

“En Brasil ya conocía la fama de Chile y sus catástrofes naturales como la erupción de volcanes y terremotos, cosas que no pasan en mi país, pero jamás pensé en enfrentar una catástrofe así en pleno desierto”, explica Luis. “Recuerdo que fue un día de mucha lluvia pero no le di mayor importancia ya que estoy acostumbrado con las lluvias de Brasil, pero luego comencé a ver en la televisión las ciudades completamente inundadas. Así que en mi universidad nos unimos para ayudar a los damnificados y limpiar la universidad que estaba un poco dañada.”

Esa experiencia le permitió a Luis conocer a un Chile más unido que nunca “me pareció un país muy solidario porque todos estaban disponibles para ayudar en alguna cosa. Definitivamente los chilenos son muy unidos, tanto en momentos felices como la obtención del título ahora en Copa América, como para las catástrofes”.

A los pocos días que volvió la calma en el norte de Chile, Luis pudo visitar la comunidad Gen, que está ubicada a unos 23 Km al norte de la ciudad y “es un ejemplo de motivación para desarrollar plantaciones en medio del desierto”, asegura.

Mientras que de la ciudad que lo acogió, Luis solo tiene palabras de agradecimiento. “Antofagasta me pareció una ciudad bien tranquila y con la gente muy agradable. Siempre estuvieron disponibles para ayudar a todos los extranjeros de cualquier nacionalidad. Y lo que más me agradó fue el respeto y tranquilidad de la ciudad. No viví ningún momento de peligro en las calles y eso me marcó mucho”.

Otros de los lugares que Luis pudo visitar fue el desierto y el Observatorio Astronómico Paranal “Conocer los dos fue una experiencia increíble, principalmente el desierto que me pareció ser una imagen de otro planeta, sin ningún tipo de vegetación y el cielo bien limpio. En algunas ocasiones parece las imágenes que vemos de Marte” confiesa entre risas. “Sin dudas fue una experiencia inolvidable conocer el desierto”.