Es una de las actividades más tradicionales de Chile en la que pescadores agradecen a San Pedro, su santo patrono. La fiesta va acompañada de platos y bebidas de la zona, donde abundan los pescados y mariscos preparados de distintas formas.