Más de 200 mil turistas y peregrinos saludan a la virgen del Carmen en medio de la diablada, conocida como el carnaval donde los lugareños bailan para expulsar a los demonios del poblado. Además, se realizan misas, exposiciones artesanales y muestras gastronómicas.